Mensaje del día por La Luz Violeta


El sufrimiento en la voz de Tolle nos hace más profundos. Buddha por su parte nos dice que el fin del sufrimiento es la iluminación. Bienaventurados los que lloran, proclama Jesús. Dolor y reflexión, eh aquí tu camino afirma el gnosticismo. Sin embargo, nadie quiere sufrir y la razón es obvia, sufrir no es agradable. Pero el sufrimiento tiene un propósito, llevarnos de una manera insólita a la identidad real. Es por eso que muchas experiencias existenciales recurren en el destino de las personas, regresan de manera misteriosa para mostrar algo que de otra manera no es posible ver...
El sufrimiento es más profundo que el dolor, y sus causas más complejas. La pérdida material de un ser querido, la salud, la libertad o algo con lo que humanamente se establece un vínculo cercano crea un dolor inicial y una reacción inmediata; tiempo después ese primer impulso se convierte en una energía sutil que no podemos describir pero que si podemos sentir, ese es el sufrimiento. En otras ocasiones el sufrimiento llega a ti y sus causas no pueden ser identificadas; puedes que lo tengas todo materialmente, pero aun en esa abundancia existe un vacío.
Lo más fácil para el ser humano es rechazar el sufrimiento recurriendo a las evasivas de la mente; es así como nos hacemos enemigos del momento presente y creemos que el siguiente minuto promete más que este ahora. En consecuencia, la puerta que está detrás del sufrimiento no puede ser abierta.
Entonces dolor y sufrimiento se convierten en un círculo vicioso, y a través de este círculo nos definimos... Mas quien en la presencia del sufrimiento puede sentirlo y no catalogarlo, observarlo interiormente sin establecer juicios ni culpas, aceptando lo que aparentemente no es cambiable, en la serenidad de la presencia conciente, sin reclamarle ni a Dios ni a la vida el por qué lo sientes en tu espacio y no en otro lugar, esa es la llave mágica para trascender.
Ajahn Levi

Compartir

0 comentarios:

♥ Seguidores

 

Hermanos en la Luz | Copyright 2010 -